El sand blast es una técnica industrial de limpieza que consiste en lanzar a presión abrasivos granulados con aire comprimido o agua sobre una área.

Con este método se puede alisar o eliminar pintura vieja, óxido, escamas de laminación o cualquier tipo de recubrimiento para que el equipo o maquinaria quede como nueva.

Para realizar esta técnica se puede utilizar una gran variedad de materiales abrasivos como óxido de aluminio, carburo de silicio, bicarbonato de sodio, granate, granalla de acero, microesferas de cristal y abrasivo plástico.

Usos y aplicaciones del sand blast

  •  Limpieza de estructuras metálicas
  • Eliminación de óxido e impurezas
  •  Brindar acabados en madera, acero, resina y plástico
  • Remoción de pintura o suciedad
  • Limpieza de muros de ladrillo y piedra
  • Pulir materiales opacos
  • Preparación de superficies para aplicación de recubrimientos o pintura nueva